Max y Álvaro Pons en la presentación de Vapor - 01

Max y Álvaro Pons en la presentación de Vapor - 01Max presentó el pasado miercoles su nuevo trabajo “Vapor” en Fnac Valencia, una lluviosa tarde la escogida que no impidió la presencia de seguidores del autor. El acto fue presentado por Álvaro Pons que puso de manifiesto su agrado por este trabajo nuevo de Max, seis años después de publicarse “Hechos, dichos, ocurrencias y andanzas de Bardín el superrealista”. Este “Vapor” es una obra con un alto componente metafísico, la experiencia de Nicodemo convertido en eremita en el desierto, alejado del mundo. Entre las influencias que descubre Pons en la obra se hallan las de Herbert E. Crowley, “Krazy Kat” de Herriman o Moebius, respondiendo Max que tiene muchas influencias, absorbe de todo, bromeando dijo que era Max Esponja. Sobre el componente autobiográfico, comentó Max que Nicodemo, el protagonista de “Vapor” no era él, pero tiene algo de todos los demás personajes. Cuando Nic se encuentra solo en el desierto, es él mismo y cuando se encuentra algún personaje es fantasía. Entre capítulo y capítulo hay escenas de una página o un texto, es un gag añadido que cierra el puente. El autor propone un ritmo para que la lectura no sea uniforme. Álvaro Pons le preguntó por qué había elegido como escenario el desierto, contestando Max en broma que en un pequeño porcentaje por vago. Lo cierto es que admira al pintor Giorgio de Chirico, creador de la escuela metafísica, y sus pinturas le atraen, buscando esa sensación.

Max y Álvaro Pons en la presentación de Vapor - 02También le gusta Crowley y la visión teatral de sus páginas, como un decorado, por lo que escogió el desierto sin piedras ni cactus en una visión frontal. El desierto es un personaje como en la obra de Moebius, de lo que se quedó prendado. El proceso creativo de “Vapor” se ha podido leer en un blog, donde lo ha compartido con los lectores. Max imparte talleres a estudiantes y no acaban de entender el misterio del comic, verbalmente le es muy difícil explicarlo y la mejor manera que ha encontrado ha sido el blog. Mucha gente ajena al comic no se da cuenta de lo difícil que es hacer un comic. Pons comentó que todos sus personajes son icónicos, y ve en Nic una especie de Gustavo más mayor. Max no ve la relación, si que la hay al ser personajes suyos pero son muy distintos, al igual que el Max de los 20 años y el de 56 que tiene en la actualidad. Nic no volverá a salir en otra obra suya, pero algún otro personaje sí que lo hará. Para su próximo trabajo espera no tardar en sacarlo tres años, ya que ahora tiene ganas de hacer comic. Sobre las nuevas tecnologías comento Max que no le atraen, tiene yuyu, su mente es analógica y no lo tiene bien asimilado. Le atraen las posibilidades pero de momento, no continúa con su mentalidad de papel. “Vapor” la tenía pensada en blanco y negro, en color le resultaría muy monótona solo con cielo y tierra.

Max y Álvaro Pons en la presentación de Vapor - 03Hasta el cuarto capítulo tenía todo pensado, pero se quedó estancado en el quinto capítulo. Entonces cogió otro trabajo que tenía para una revista y le abrió la mente, y pudo finalizar la obra. Aunque tenga pensada la historia, la estructura se puede romper. En cuanto al material empleado, en todas las páginas hay algo de lápiz, aunque solo sea unas guías, pincel pentel, gouache, y algún retoque digital. Cuando Pons visitó su exposición “Panóptica” quedó asombrado de la limpieza de los originales expuestos. Max contestó bromeando que antes hacía un dibujo muy limpio, y ahora se ha vuelto más guarro. Sobre el final de la obra no lo tenía cerrado, y Álvaro Pons le recuerda referencias a la pelicula “Simón del desierto” de Buñuel. Max contesta que referencias visuales hay muchas pero argumentales están el libro de Flaubert de “Las tentaciones de San Antonio” y la película de Buñuel, de la que no recuerda el final. El final de “Vapor” era místico y ahora el libro marca cual debía ser el final, cae por su propio peso. Para el desenlace pensó que los personajes que se encontrara Nic debían ser cartoon, pero renunció porque le limitaban, y también le tentó convertir el final en una historia de terror, algo que no llevó a cabo. Tras la presentación, Max realizó la habitual sesión de firmas a sus seguidores.