Crónica de la presentación de «Memorias de un hombre en pijama» en Valencia

Presentacion de Paco Roca -01El jueves pasado se presentó en Valencia el nuevo trabajo de Paco Roca «Memorias de un hombre en pijama», editado por Astiberri, en el que se recoge la colaboración que el autor valenciano ha desarollado en forma de página dominical durante un año y medio con el periódico «Las Provincias». La presentación tuvo lugar en el hotel Astoria Palace con gran afluencia de público, y sirvió como inauguración de la temporada de Aula Las Provincias. Acompañaron a Paco en la charla sus amigos y compañeros MacDiego, Ramón Palomar, Modesto Granados e Ismael Quintanilla, en un ambiente divertido, y cuya presentación corrió a cargo de Pablo Salazar. Paco Roca vistió para la ocasión un pijama a rayas, que como recordó Palomar, lo había comprado ese mismo día en unos grandes almacenes y le dijo a Paco que comentara lo que el dependiente le había dicho, a lo que Paco se abstuvo. En lugar de ir a la presentación con el pijama que lleva habitualmente en casa, todo piojoso, Paco comentó que la ocasión lo merecía y estrenó pijama.

Crónica de la presentación Memorias de un hombre en pijamaEn el turno de la presentación, Ismael Quintanilla dijo que este «Memorias de un hombre en pijama» ha sido como el trabajo que hacían los autores de Bruguera, que debían entregar una página semanal y a veces no llegaba la inspiración para realizarla. A Paco le ha sucedido algo parecido, estando además inmerso en su trabajo con «El invierno del dibujante», lo cual es un plus de trabajo añadido. Quintanilla comentó que es una obra sobre lo que le sucede a Paco y a su pareja, Raquel, y sus amigas, pues uno de los personajes que más aparecen en las historietas es ella además de Modesto, Ramón y MacDiego. Sobre este aspecto, Quintanilla dijo que aunque él no aparecía como personaje, por lo menos Paco se acordó y puso su nombre en una agenda. Ramón Palomar dijo sobre Paco que a menudo se suelen perder por la ciudad, y esa tarde les habia sucedido. Paseando por la calle Colón han visto a una joven con pantalon corto y zapatos rojos de tacón, y se han quedado anonadados al ver esas piernas largas, siguiéndo a la chica durante un rato. Pero Paco siempre ve algo que a Palomar se le pasa: éste no hacía más que admirar su trasero y Paco le ha comentado que tenía una pierna más delgada que la otra, a lo que el público ha respondido con una carcajada.

Paco RocaModesto Granados comentó que había sido una tarea dura este trabajo de Paco, algo que comparó con el trabajo en una mina y los mineros solidarizándose con Paco por el esfuerzo realizado. También Ramón Palomar publica columnas de opinión en el periódico, y Modesto dijo que en algunas ocasiones Paco y Ramón se quejaban de lo duro que era entregar cada semana, a lo que Modesto contestó que más duro era levantarse a las ocho de la mañana para trabajar. Mientras estaba dibujando las páginas, Paco les pasaba algunas antes de publicarse, para ver qué les parecía el gag de esa semana. Modesto, cuando veía que aparecía en ella respondía «¡Ésta si que mola!», y cuando no lo hacia contestaba con un simple «Está bien». Por último, MacDiego dijo que le habían dejado para el final y que lo que iba a decir ya lo había comentado alguno de los anteriores, por lo que hizo un truco que consiste en aspirar por la nariz un preservativo y sacarlo por la boca, algo que el público aplaudió sorprendiendo al propio MacDiego, que no se esperaba tal recibimiento. Dibujo de Paco RocaPaco Roca explicó que esta obra trata de cosas que le suceden a él, porque es un despistado y de ahí siempre sale alguna historia, como el viaje que comentó Palomar, que tuvo que ir a Benidorm y se perdió por Almansa. Si que es cierto que ha sido bastante difícil el entregar cada semana, y en ocasiones estaba bajo una enorme presión, no esperaba que fuese así.

Después de la charla, tuvo lugar la correspondiente sesión de firmas, con los ejemplares de «Memorias de un hombre en pijama» recién salidos de imprenta, que se vendieron casi en su totalidad. Paco tuvo la gentileza de dibujarnos a Paco Roca en pijama en brazos de una conejita de PlayBoy, como Hugh Hefner.