brainbreak.es

Los juegos de escapismo se han confirmado como un plan de ocio inteligente y divertido, por alguna extraña razón nos encanta encerrarnos en una habitación y demostrar al mundo si somos capaces de salir de ella desentrañando una serie de pistas mientras un obsesivo reloj nos marca angustiosamente el tiempo que nos queda. La orgazanización, la capacidad de trabajo en equipo y un don especial para resolver acertijos, como si ejerciésemos de Sherlok Holmes amateurs, son las cualidades básicas para salir existosos de nuestra prueba.

Brainbreak es una buena muestra de la oferta de “juegos de escapismo” en la capital. Situado cerca de la madrileña plaza de la Latina nos encontraremos un local que desde fuera nos llamará la atención por su nombre, que ya nos insinúa que no se trata de un comercio típico de la zona. Una vez dentro, una mesa repleta de juegos de inteligencia y una pared donde cuelgan las míticas portadas de juegos como el Monkey Island (admirado Guybrush Threepwood!!) nos meten en situación. Estamos sin duda a punto de comprobar nuestra capacidad deductiva junto con nuestros amigos. Ya sólo nos separa una puerta que miramos fijamente, una vez abierta comienza la aventura. Poco vamos a revelaros aquí de la mecánica del juego o los retos concretos que tendremos que superar, rápidamente nuestra mente se pondrá a trabajar cuando de un primer vistazo nos demos cuenta que un fugitivo de la ley ,antes de disfrutar de la libertad, ha decidido dejarnos un jugoso regalito en forma de acertijos. Y más vale que los resolvamos cuanto antes porque la sorpresa que nos espera puede ser mayúscula…

Si tenéis oportunidad, no dejéis de probar este adictivo juego. El tiempo se os pasará volando, nos abordará el caos, la tensión y tendremos que tener la cabeza bien fría para que cada uno de los partipantes funcionen como un engranaje perfecto. El éxito está a sólo un paso y creedme que cuando se consigue la sensación es maravillosa. Una recomendación: no dejéis nada al azar e investigar cada elemento que veáis, nosotros todavía estamos pensando en aquella dichosa pizarra…..

Más información en http://www.brainbreak.es