John Alvin, ilustrador de los pósters de Blade Runner

Cada una de las profesiones que contribuyen a la magia de cine tiene sus referentes y grandes maestros, si hablamos del oficio de ilustrador de carteles de cine quizás apenas conozcamos de memoria los nombres de los responsables de pósters de films como Gremlins, E.T, Rainman, Willow, Hook, El rey León, Star Wars, Parque Jurásico, etc… pues bien, detrás de todos ellos está la mano del gran John Alvin, uno de los grandes cartelistas de Hollywood, y el preferido de directores como Steven Spielberg, Mel Brooks y también de la prestigiosa la factoría Disney.

Alvin ya mostro su interés por los carteles de cine en su ciudad natal , Massachusett, cuando veía los anuncios de estrenos de cine en los periódicos. Enseguida descubrió su talento graduándose en la Art Center College of Design de Los Angeles y comenzando su labor como freelance, su primer contacto con el cine fue gracias al director Mel Brooks quien le encargó el póster del film Sillas de montar calientes, desde aquel momento y hasta su muerte en 2008 fue acrecentando su leyenda. Nunca ocultó que uno de sus referentes fue el gran Bob Peak, considerado el padre de los carteles de cine «modernos», especialmente en su trabajos para Camelot o My Fair lady, aunque destacamos también los pinceles de Apocalypse Now, Star Trek o Superman.

Con más de 130 campañas de cine a sus espaldas el género en el que se mostraba más cómodo fue el de la ciencia ficción, un tipo de películas que le permitía mostrar su talento creativo en uno de los pósters más famosos de la historia del cine. Hablamos de la mítica obra Blade Runner, para el que Alvin realizó el cartel promocional. Este trabajo lo consiguió gracias a su colaboración con otro de los grandes ilustradores del séptimo arte, Anthony Goldschmidt, quien tras conocer su trabajo para Sillas de montar calientes, le animó a unirse a su estudio Intralink. La asociación de ambos genios dio grandes resultados en las campañas promocionales de películas míticas.

El director de Blade Runner, Ridley Scott, participó activamente en el resultado final del póster para el film que combinaba el cine negro con la ciencia ficción más pesimista. En los primeros bocetos aparecía el replicante Roy Batty, la cara de Deckard/Ford era más pequeña y la sección dedicada a la ciudad (fruto del visionario Syd Mead) mostraba detalles de las calles iluminadas por luces de neón. Otras de las propuestas curiosas era la influenciada por el ilustrador H.R. Giger, admirado por Ridley Scott quien le debe mucho tras el éxito de Alien, cuyo trabajo había estudiado Alvin antes del diseño final del póster. Fruto de esta influencia surgieron ideas como una serpiente que atraviesa las letras «Blade Runner». Sin embargo las necesidades de márketing, y el hecho de que todo tenía que canalizar hacia la creciente popularidad de Harrison Ford, terminaron por condicionar la obra hasta el cartel definitivo que conocemos hoy.

Analizando el póster podemos distinguir que Deckard se nos muestra rodeado de un brillo alrededor de su cara (un brillo, por cierto, muy característico en parte de su obra) mientras que Rachel se nos presenta en la más absoluta oscuridad, apenas iluminada por una tenue luz. Humanos y replicantes (sic) son mostrados de diferentes maneras. Ya en la parte inferior gobierna el paisaje negro de ese futuro oscuro condicionado por la obra surgida de la mente de Syd Mead.

blade-runner-poster

Pero el perfecionista John Alvin siempre tuvo la espina clavada de mejorar esta obra, y como si de un poster versión director´s cut se tratase, esperó hasta el año 2000 para mostrar una aproximación a su idea original. Ahora sí, la figura tenebrosa de Roy Batty, tan importante en la trama como en las primeras ideas de Alvin, aparecía sigilosa detrás de Rachel. Para el diseñador esta ilustración es mejor que la original, un anónimo comprador de subastas pensaría lo mismo cuando pagó más de 37.000 dólares por ella.

bladerunner-poster

Aqui tenéis más bocetos que el ilustrador americano utilizó para llegar hasta el modelo final.

Para los más curiosos desvelaremos que el propio Alvin incluía su firma oculta en algunos de sus trabajos, Blade Runner fue uno de ellos (echad un vistazo a la fachada del edificio que aparece debajo de rachel) y E.T. fue otro (superficie de la Tierra, parte derecha)

Pero la leyenda de los pósters de Blade Runner no finaliza aquí, ya que de los carteles en su edición en DVD se encargó el mítico Drew Struzan (La guerra de las galaxias, En busca del arca perdida, Regreso al futuro, etc..) del que Frank Darabont llegó a decir “solo porque Drew Struzan te haga un cartel, vale la pena rodar una película”. Incluso hay un documental titulado Promoting Dystopia: Rendering the Poster Art, donde Alvin y Struzan hablan sobre la creación de la cartelería de Blade Runner.

Saludos cinéfilos!!