Martin Luther King, el trekkie

MARTIN-LUTHER-KING-JR-full.jpg_full_600fffff

MARTIN-LUTHER-KING-JR-full.jpg_full_600fffff

El 21 de abril de 1997 el satélite español Minisat 01 ponía rumbo a las estrellas, entre sus «acompañantes» figuraban las cenizas de 24 norteamericanos fallecidos que serían esparcidas por el espacio, uno de ellos era el gran Gene Roddenberry, creador del universo Star Trek. Gene había sido piloto militar y policía de Los Ángeles pero su verdadera vocación fue la creación televisiva. Mientras realizabas las rondas por la ciudad californiana iba dejando sus guiones a cuantos productores se encontraba, y tras varias intentonas consiguió vender los derechos de una serie ubicada en el terreno de la ciencia ficción llamada Star Trek.

El éxito rotundo de la serie a mediados de los años 60 elevó a la categoría de mito al creador, que no ocultó su defensa de la igualdad de razas en una peripecia televisiva que, con la excusa de la ciencia ficción, mostraba como «seres» de varios mundos eran capaces de convivir dejando de un lado sus diferencias. Por ello no nos extraña que Gene Roddenberry fuese todo un pionero en dar papeles protagonistas a actores negros, como el caso de Nichelle Nichols, actriz afroamericana que interpretaba el papel de la teniente Uhura (que en swahili significa «libertad»). Uhura era la responsable de las comunicaciones del Enterprise y tras su primera temporada se consideraba un papel secundario y reemplazable. La actriz incluso se llegó a cuestionar su salida de la serie pero entonces sucedió lo inesperado, recibió una llamada del mismísimo Martin Luther King quien se reveló como un ferviente admirador de la serie. Luther King además la animó a continuar en la serie ya que el hecho de que una afroamericana triunfara en TV era todo un éxito para las ideas de igualdad que defendía. Tanto fue así que Nichelle Nichols continuó en la serie, que poco después del asesinato del pacifista luchador, mostraría el primer beso interracial en la historia de la televisión de Estados Unidos entre dos personajes ficticios. Fue concretamente en el episodio de 1968 Los Hijastros de Platón, y el joven William Shatner (Capitán Kirk) fue el elegido para besar los labios de Nichols. El empuje de Luther King fue esencial para que la joven actriz se convirtiera en un referente y adalid de la igualdad.

Saludos cinéfilos!!