Siempre hay una primera vez, los 4 Fantásticos de Roger Corman

El éxito de la versión de Batman por Tim Burton en 1989, dio pie a películas que buscaron aprovechar el éxito de ésta. Marvel también vendió sus derechos surgiendo producciones de bajo presupuesto como ”El Capitán América” (diciembre de 1990) o “El Vengador” (octubre de 1989). En este momento, Roger Corman adquirió los derechos sobre algunos personajes como Vampirella (versión que realizó en 1996) y Los 4 Fantásticos.

En 1994, el contrato de derechos vencía y aún no se había realizado la película, unido a los rumores que indicaban que el director Chris Columbus (Gremlins 2) preparaba una versión del cómic obligaba a Corman a ejecutar sus derechos en forma de película, ganando a su vez, la opción económica de futuras adaptaciones. La película fue dirigida por Oley Sassone y protagonizado por los actores de televisión: Alex Hyde-White (Mr. Fantástico/ Prof. Reed Richards), Jay Underwood (Antorcha humana/Johnny Storm), Rebecca Staab (Chica Invisible /Susan ‘Sue’ Storm), Michael Bailey Smith (Ben Grimm), Ian Trigger (The Jeweler) y Joseph Culp (Dr. Muerte) y tuvo un presupuesto de un millón y medio de dólares, realmente escaso para llevar estos personajes a la gran pantalla.

El argumento se centra en el origen de los 4 fantásticos. Reed Richards, Ben Grimm y Víctor Von Doom son estudiantes de la universidad. Richards y Doom tienen un proyecto para captar fuente de energía de un fenómeno espacial llamado «coloso», que está por pasar cerca de la Tierra. El experimento sale mal, Doom es gravemente herido y, aparentemente, perece en el hospital como consecuencia del accidente. Del experimento queda una masa de energía plasmada en una masa de diamantes. 10 años después: Richards ya es un científico millonario, y planea el lanzamiento de su propia nave espacial para investigar de cerca el fenómeno coloso, que vuelve a pasar cerca de la Tierra. Para potenciar la nave utilizarán la masa de diamantes, que Richards guarda en la bóveda de un banco. Lo que no sabe es que, detrás de los diamantes, se encuentra su amigo Víctor (que ahora sobrevive gracias a una armadura y se hace llamar el Dr. Doom, y una banda de ladrones que viven en las cloacas y son comandados por un enano que se hace llamar El Joyero (otro villano del cómic sin importancia en la película).

Pese a todo, la película posee un nivel bastante digno en la mayoría de las escenas, con una buena caracterización de la Cosa (Ben Grimm) y del Doctor Muerte; -para los Cuatro Fantásticos se optó por la estética de la serie de animación (color azul brillante y blanco)-. Los efectos especiales denotan ese presupuesto tan bajo (un año antes se había estrenado Jurassic Park), llegando al ridículo en bastantes ocasiones –esa mano atada a un palo para el estirado brazo de Richards es impagable- y al absurdo en determinadas escenas de guión (como revivir de la muerte al Dr. Doom y convertirlo en una especie de Skeletor).

El film toma bastantes situaciones del cómic original y queda como un subproducto ocasional sólo para coleccionistas y seguidores de la serie, con una bajo nivel de los actores (hay cosas que nunca cambian) y modestos escenarios. Pero claro, siempre habrá caos peores, verdad Sr. Lundgren?.