La convención dedicada a la ciencia ficción organizada en Boston fue el escenario ideal para que la compañía hostelera Amanda Oakleaf Cakes presentase su tarta dedicada a Star Wars, todo un acontecimiento ya que se trataba de un Storm Trooper a tamaño real. Para la confección de tal dulce personaje fueron necesarias 10 personas trabajando durante dos semanas, aquí tenéis el resultado:



Saludos cinéfilos!!