Existen muchas canciones para “interpretarlas” en una barra de bar, pero nunca habíamos pensado que la banda sonora de Harry Potter fuese una de ellas.

Saludos cinéfilos!!