Si hay un garaje que puede llamar la atención a los seguidores de Star Wars es sin duda el que se localiza en la localidad canadiense de Lethbridge. Desconocemos como los dueños podrán guardar su coche cuando la puerta está “vigilada” por una enorme escultura de R2D2, menos mal que está realizada con cartón y cinta adhesiva ;-).

Saludos cinéfilos!!