Hacer ejercicio es saludable, en eso estamos de acuerdo, pero si además lo hacemos divirtiéndonos pues se nos hará mucho más ameno. Bailar zumba quizás se le atragante a más de uno, pero lo que aquí os ofrecemos tiene una doble ventaja, por una parte puedes hacerlo en casa y por otra te ayudará a recordar algunas de las míticas películas ochenteras que se quedaron grabadas en nuestra retina cinéfila. Que comience el zumba ochentero!!

 

Grease: Los intentos del rebelde Danny Zuko por conquistar a la inocente Sandy supuso el despegue cinematográfico de John Travolta. Vale, la peli se estrenó en 1978, pero una clase de zumba con el tema “You’re The One That I want” no podía faltar en este listado.

 

Dirty Dancing: La historia de amor entre un profesoir de baile y una alumna se convirtió en un exitazo de los ochenta, y su canción The Time of  my life es un temazo que ganó la estatuilla dorada como mejor canción en 1987. Así que podemos decir que este video es un “zumba” de Óscar.

Eye of the Tiger: Encargo del mismísimo Sylvester Stallone  para la película Rocky III se convirtió en un hit instantáneo, y en el complemento perfecto para cualquier coaching deportivo.

 

Ghostbusters : El baile del mítico tema de Ray Parker Jr. se disfruta más en compañía, eso sí, en este baile está prohibido cruzar los rayos.

 

 

Flashdance : Jennifer Beals soñó con llegar a ser bailarina profesional, y lo consiguió. Si esa es también tu meta vete ensayando con este video.

 

Fama : Queréis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar. Con sudor. Solo para valientes.

 

 

Fiebre del sábado noche : Todos hemos bailado la coreografía de los Bee Gees en alguna boda, ahora probar a seguir estos pasos de zumba.

 

 

Footloose : Hay quien dice que la película está inspirada en hechos reales, sea como fuere ya nunca veremos a Kevin Bacon bailar así en una película.

 

Thriller : No es una película, pero como es considerado el primer videoclip de la historia nos hemos tomado la licencia de incluir uno de los temás más conocidos del inigualable Michael Jackson.