Baby Burlesks, los niños explotados de Hollywood

Los años 30 hollywodienses eran tan lujuriosos como políticamente correctos en sus películas, de hecho ni siquiera los más pequeños estaban libres de ser explotados en el emergente negocio del cine. Un ejemplo de ello es la serie Baby Burlesks, un conjunto de ocho cortometrajes rodados entre 1932 y 1933 protagonizados por niños para la por aquel entonces denominada Educational Pictures.

Jack Hays, como productor y Charles Lamont, como director, eran los encargados de este proyecto cuyo objetivo era caricaturizar a otras estrellas de cine o películas de la época, y donde el racismo y la xenofobia estaban a la orden del día. Los chavales eran explotados sin piedad con fines comerciales (incluso rodaban spots de tv), uno de ellos fue la mítica Shirley Temple, quien declaró que a la serie Baby Burlesks como «una cínica explotación de la inocencia infantil». Un ejemplo más de la doble moral de hollywood.