Crítica Zombieland

zombieland La mezcla de géneros cinematográficos está dando productos de los más diversos, ahora los vampiros no muerden sino que se enamoran y los zombies se han convertido en el los reyes del género de la comedia. De hecho, dos de las últimas películas que se han convertido en pequeños films de culto han sido la gamberra Dead Snow y la cachonda Doghouse, en la primera los zombies eran unos nazis que austaban a los típicos jovenzuelos que pretendían pasar un día de nieve en una cabaña, mientras que en la segunda un grupo de jóvenes decidia celebrar una despedida de soltero en un pueblo donde todas las mujeres se habían convertido en zombies. Ambos films han alegrado a los espectadores así que Hollywood no ha tardado en presentar su propia visión caricaturesca de los «no muertos», con el título de Zombieland.

El film, dirigido por Ruben Fleische y producido por Columbia, se ahorrapayasoz en presentarnos como los zombies reinan en el mundo (se vislumbra que todo comenzó con las «vacas locas»), ya que desde un primer momento el planeta está plagado de estos individuos deseosos de carne. En este caos reinante se encuentran varios supervivientes de lo más peculiar: un joven fan de World of Warcraft quiere encontrar a su padres, un cazador de zombies llamado Tallahassee cuya única obsesión son un tipo de dulces americanos y finalmente una pareja de hermanas adolescentes que se dirigen a un parque de atracciones para recordar sus diversiones pasadas. Todos ellos entrecruzan sus vidas viviendo aventuras juntas mientras que el joven se enamora de la hermana mayor, aunque las personalidades de ambos son bastante diferentes, pero ya se encarga Tallahassee de ejercer de tutor y celestina del rarito chaval.

Entre tanto los protagonistas se van deshaciendo de los zombies que pretender incluirlos en su menú, y no sólo de los zombies ya que es divertida la escena que se encuentran con Bill Murray (haciendo de sí mismo). Por lo demás la historia incluye los típicos elementos de chico detrás de chica, chica que pasa del chico, chico que vence su miedo y se convierte en un héroe ganándose su «trofeo». En los papeles protagonistas encontramos a un divertido Woody Harrelson, en el papel de Tallahassee, que acompañado de los jóvenes Jesse Eisenberg, Emma Stone y Abigail Breslin cumplen en una película que tiene su punto y que está obteniendo buenas críticas. Si no estás empachado de zombies, este es tu film.