Critica Infierno Blanco

TÍTULO ORIGINAL The Grey
AÑO 2012
DURACIÓN 117 min.
PAÍS Estados Unidos
DIRECTOR Joe Carnahan
GUIÓN Joe Carnahan, Ian Mackenzie Jeffers
MÚSICA Marc Streitenfeld
FOTOGRAFÍA Masanobu Takayanagi
REPARTO Liam Neeson, Dermot Mulroney, James Badge Dale, Frank Grillo, Nonso Anozie, Dallas Roberts
PRODUCTORA Open Road Films / Scott Free Films / LD Entertainment
GÉNERO Aventuras Drama Supervivencia
SINOPSIS Tras estrellarse su avión, debido a una avería, en una remota y salvaje región de Alaska, un equipo de buscadores de petróleo se pierde en la tundra subártica. Los supervivientes, expuestos a un frío glacial y a un hambre voraz, sufren la incansable persecución de una manada de lobos. (FILMAFFINITY)

Ya es un hecho: Joe Carnahan ha perdido el norte. Después de sus más que correctas Narc y la frikada (aunque a un servidor le encantó) Ases Calientes, se metió de lleno a dirigir la inefable versión cinematográfica de El Equipo A y ahora llega este Infierno Blanco que, si bien no es tan penosa como su anterior obra, dista mucho de la calidad de sus primeros largos.

Contrariamente a lo que pudiera parecer,el reducido grupo actoral no tiene culpa del medriocre resultado. El reparto está capitaneado por el señor Liam Neeson y contestado con bastante acierto por un buen elenco de actores de reparto. Nesson hace lo que puede con lo que le dan y queda patente que «no hay más donde rascar». Su drama personal y su desánimo quedan fatalmente explicados por un pretendido giro final que se huele desde la primera media hora. Su pérdida de toda esperanza inicial, se transforma en una lucha por la supervivencia tras el accidente. Este cambio radical en el personaje, parece ser propiciado por la camaradería con el resto de supervivientes, porque sinó no encuentro explicación alguna. Es un problema el que los rasgos de los personajes no estén bien dibujados a nivel de guión, pues tras la llegada de los créditos finales, tienes claro que, como digo, fallan los personajes, no los actores. Esto llega a cotas tan altas que un servidor, hacia la mitad de la película, estaba deseando que los lobos se decidieran a darse una merendola con todos los humanos y que acabara el suplicio de contemplar el vacío grupo de humanos.

La otra cara de la moneda son los lobos, que más que lobos comunes parecen sacados de la saga Underworld. El jefe de la manada tiene el tamaño de un pony adulto y para colmo, hay escenas en las que los lobos atacan en modo ninja. Hay una escena que me pareció un claro ejemplo de lo que digo: Grupo de protagonistas sentados en torno a una hoguera en medio de un claro, cuando de repente, sin ruido ni sin que nadie lo vea, un lobo engancha a uno de nuestros desafortunados accidentados a la velocidad del rayo. Es triste decir que la poca inteligencia repartida entre los personajes del film, calló enteramente encima de los lobos. Hay quien dice que hay películas como Tiburón, Piraña y demás, en las que tambien hay situaciones de este tipo, pero pienso que en este caso no estamos hablando de ciencia ficción o monster movies, o al menos eso no es lo que vende le película inicialmente.

El ritmo es bastante desigual y una vez que comienza la trama de los lobos, hay momentos en los que estos desaparecen para dejar a los humanos divagar con filosofía barata sobre lo humano y lo divino. Estos momentos son necesarios para comprender las inquietudes de los personajes, pero son tantos y tan difusos que acaban por entorpecer el ritmo natural de la película. Si quieres acción, esta no es tu historia.

La fotografía es resultona, en especial en el segundo tramo de la historia, pues en el primero las ventiscas de nieve borran la huella de cualquier indicio de paisaje. La banda sonora tampoco está nada mal y encaja bien con la gélida aventura de nuestro grupo de desafortunados.

En definitiva, Infierno Blanco desaprovecha la oportunidad de haber contado una historia con gran trasfondo humano (como en el caso de Viven), de narrar una aventura de supervivencia (al estilo El Desafío o Deliverance, aunque guardando las distancias) o simplemente de convertirse en una peli de acción pura y dura (la acción es escasa y bastante pobre). Esto hace que se quede a medio camino de ser medianamente aceptable y pase a engrosar la enorme lista de aquellas que reposan en el poblado saco de lo que pudo ser y no fué.

Lo mejor: Seguramente la fotografía de la segunda parte del film.
Lo peor: Que no llegue a constituir algo sólido en ningún género.