Con este bello e intrigante título se presenta la última película de Yorgos Lanthimos. Este realizador griego es sin duda uno de los directores más originales y desconcertantes de esta década. Aunque a veces esto no es suficiente para crear obras rotundas. Yo no he tenido la ocasión de visionar  “Canino” la obra que le dio a conocer internacionalmente, aunque sí su anterior película “Langosta”. Y me pasa una cosa curiosa con este director. En su cine existen elementos tales como un germen narrativo claramente surrealista y fantástico muy próximo a mis admirados Terry Gilliam o Spike Jonze,  a otros visualmente más brillantes que le acercan a directores como Aronosfki, Lynch o Chan-Wook Park. Pese a todo esto que podría convertirle en uno de mis directores favoritos, hay algo que impide que lo sea. El problema es que la originalidad que plantea al crear sus historias , las exagera y retuerce hasta limites insospechados. Esa búsqueda incesante de añadir más situaciones y personajes inverosímiles durante todo el metraje debilita la trama y la hace incoherente y inconsistente, resultando al final vacía y con una sensación de que lo podía haber sido y lo que, finalmente, no fue. Simplemente desarrollando mínimamente la trama y no condenandola a una recopilación de chispazos ingeniosos bastaría.

Con “ El sacrificio del ciervo sagrado” subsana en gran parte estos errores, y nos ofrece un guión mucho más sólido partiendo como siempre de una brillante y desbordante idea. En este caso Lanthimos se atreve a adentrarse en la frondosidad más impenetrable del alma humana. Su inmersión en el terror más psicológico. Maldición, venganza, pérdida y sacrificio nos adentra en un terror profundamente humano que ahonda en nuestros miedos más ancestrales. Con un reparto donde destacan Colin Farrell, un cirujano cuya neglicencia le conduce a consecuencias inesperadas, y  Nicole Kidman que interpreta a su mujer y que es clave en la trama. Si bien hay que decir, que la construcción de los personajes en mi opinión es lo más flojo de la película, ya que son muy fríos, ausentes e inexpresivos, algo constante en las dos películas que he visto de este director, lo que me hace sospechar que puede que realmente no sea fruto de un descuido sino algo premeditado, aunque no se bien con que razón.

El punto fuerte del film es su potencia audiovisual. Puede que su formación televisiva y en la realización de videodanza le haya proporcionado esa agilidad y rotundidad a la hora de rodar escenas tan impactantes. Los efectos sonoros y la banda sonora contribuyen de una manera fundamental para que este impacto sea aun más amplificado. Como he dicho antes, en esta película tiene mucho del Darren Aronofski de “La fuente de la vida” o de “ Cisne negro”, del Lynch de “Carretera perdida” o del Chan-Wook Park de “Stoker”. Pero también las escenas estáticas más demoledoras tienen mucho del “El Resplandor “ de Kubrick, del Cronenberg más obsesivo e incluso del Hitchcock más ornitólogico.

 

Si no conoceis al director y quereis iniciaros en él, os recomiendo esta película sin duda. Deseo que esta película marque su futuro en la dirección ya que me parece que es un realizador de los más talentosos de últimos años. Probablemente “ El sacrificio del ciervo sagrado” no termineis de entenderla por completo pero estoy convencido que os conmoverá y os impactara para bien… o para mal.

 

Autor: Carlos