Crítica Dark Skies

dark-skies

dark-skies

«Los Barret son una familia que vive en los suburbios. Lacey y Daniel (Keri Russell & Josh Hamilton) presencian una serie de extraños acontecimientos perturbadores que afectan a su familia, a su seguridad y a su tranquilidad. Cuando descubren que su familia es el objetivo de una inimaginable y terrorífica fuerza mortal, ambos tendrán que hacer todo lo que esté en sus manos para resolver este oscuro misterio. (FILMAFFINITY)»

Creo que ya en su día escribí algo sobre la raíz del miedo, los miedos clásicos y los miedos atávicos… no sé, no lo recuerdo bien ahora. El caso es que tras ver películas como esta correcta DARK SKIES uno no puede evitar pensar que el sino de los tiempos está cambiando y ahora el espacio exterior está más que de moda… aunque por otro lado esto no es para nada algo nuevo, ya que el tema que se trata en esta película está ya algo trabajado (sobre todo en la década de finales de los 60 y principios de los 70, con auge y muerte en los 80). Pero ya dijimos también que el miedo es cíclico, al igual que todo, y aunque quieran quitarnos a los clásicos, realmente todos sabemos que volverán eternamente.

DARK SKIES es medianamente correcta y llevadera, sobre todo teniendo en cuenta que viene de un director al cual aborrezco particularmente: LEGION (2010), EL SICARIO DE DIOS (2011)… pero que aquí creo que nos muestra una historia algo menos grandilocuente, igualmente inverosímil (o no, dependiendo de tus creencias) pero sí bien llevada a cabo con un final seco y crudo de los que a mí me gustan. El casting no es precisamente lo mejor del film: KERI RUSELL y JOSH HAMILTON están correctos pero muy anodinos… no sé, no me transmiten nada; ni miedo, ni angustia… como si estuvieran pensando en su próxima película y esta fuera un puro trámite.

Algún que otro susto inesperado, tres o cuatro imágenes impactantes, un clímax conseguido y mantenido a lo largo de toda la película… y poco más, ya que la historia está más contada y vista que el TBO. Es de agradecer que no nos hayan atiborrado de efectos especiales y la historia sea más sutil de lo que acostumbran los americanos con estas historias… y es que si los dejas un poco te sacan hasta al presidente de los Estados Unidos.

Autor: Coronel Mortimer