[Crítica] Cómo entrenar a tu dragón

No, esto no es un manual, si no el título de la última película animada de Dreamworks. Llevábamos mucho tiempo viendo los poster sin saber muy bien de que iba, pero esa puntilla «de los creadores de Shrek y Kung Fu Panda» ya despertaba el gusanillo.

A diferencia de estos títulos, esta sí es para niños, aunque los adultos también podemos pasar un rato muy entretenido con ella. Por supuesto, no podía faltar la tecnología 3D a la que parece que nos estamos acostumbrando, que de vez en cuando te da algún sobresalto a lo largo de la película y hace más llamativos algunos paisajes y escenas. La tendremos en los cines y en IMAX a partir del 26 de marzo.

Hippo, un niño delgaducho, metepatas y algo cobarde es el hijo de Estoico, el gran líder de la aldea vikinga en la que viven. Llevan generaciones sufriendo una «plaga» de dragones y el sueño de Hippo es matar uno, pero nadie da un duro por él como cazador.

Con un poco de suerte y algo de valentía, la vida de Hippo y su particular sentido de lo que es ser un vikingo, irá cambiando poco a poco a lo largo de la película. Si matar dragones no es lo suyo, intentará hacerse con ellos de otra manera.

¿Predecible? Puede, pero no por ello menos entretenida. A excepción de un par de pinceladas que sólo los jugadores de magic entenderán, el guión está pensado para los más pequeños, sin tantas referencias a la cultura popular como vimos en la trilogía del ogro verde.

El acabo visual está muy logrado, con un alto nivel de detalle, especialmente las largas barbas vikingas, pero sin dejar de parecer lo que son, dibujos animados. Y precisamente eso es lo que te adentra en el mundo de fantasía que nos cuenta la historia, con mucha acción, peligro y un poquito de ternura, al fin y al cabo, los valores básicos de los films infantiles.

Es muy al estilo del dúo Dean DeBlois – Chris Sanders, sus directores y guionistas, que siguen la tónica que utilizaron en Lilo & Stitch, en la que también asumieron esos dos roles. Tono amable, divertido y en ocasiones algo irónico. En la versión original, las voces pertenecen a actores reconocidos como Jay Baruchel (Tropic Thunder) como el pequeño Hippo, Gerard Butler (300) es Estoico o America Ferrera (Betty) como Astrid.

Cómo entrenar a tu dragón es un título muy recomendable pero advertimos, es posible que al salir del cine los niños no os pidan ni hamsters, ni perros, ni periquitos como mascotas, ¡con lo chulo que es tener un dragón!

Astaroth