Crítica La Cara Oculta (2011) de Andrés Baiz

La cara oculta (2011)

Crítica La Cara OcultaDirigida por el colombiano Andrés Baiz (“Satanás”), “La Cara Oculta”, es en sí un thriller psicológico que explora los límites del amor, los celos y la traición. Por un lado tenemos a Adrián (Quim Gutiérrez  -“Crítica de Primos“-) un maestro de la Orquesta Filarmónica de Bogotá y, por otro, su novia Belén (Clara Lago). Todo parece que va perfecto en el amor hasta que Belén empieza a dudar de la fidelidad de su pareja. Belén desaparece sin dejar rastro y Adrián, afligido, encontrará consuelo en los brazos de una hermosa camarera, Fabiana (Martina García). La pasión entre ellos crece pero las preguntas sobre la misteriosa desaparición de Belén comienzan a aflorar.

Fotograma La Cara OcultaSe podría decir que la película se divide en las tres partes básicas de una historia cinematográfica (presentación, nudo de la historia y desenlace) pero el director, juega con el tiempo permitiéndonos conocer dos presentaciones diferentes y un nudo que se bifurca para mostrar las vivencias de cada uno de los personajes principales.

Lo que parecía ser el comienzo de un thriller de suspense donde predominan los sustos y situaciones propios de un film de terror, con ciertos tintes a “Lo que la Verdad Esconde” de Robert Zemeckis, pronto cambia de género. Un giro trunca la historia de golpe para adentrarnos en un clima dramático donde la angustia es su principal benefactor. Es precisamente en este momento, donde la fuerza de todo el metraje recae en el personaje interpretado por Clara Lago.

El recurso de reiniciar una línea de tiempo desde otro punto de vista queda perfectamente adherido al desarrollo para después juntar sus caminos en el desenlace final de la película. En términos generales, la película sigue correctamente el hilo principal de la historia abusando, en ocasiones, de dar importancia a ciertos aspectos que finalmente no aportan una gran influencia en su desarrollo.

Fotograma La Cara OcultaLos actores principales cumplen su función sin causar mayor sensación, a excepción de Clara Lago (papel que toca esta chica, lo borda) que carga con todo la fuerza dramática del film de una forma muy creíble. Quim Gutiérrez, por su parte, no engrandece su personaje en los momentos generalmente dramáticos pero, aún así, el apoyo principalmente del personaje interpretado acertadamente por Martina García y los diálogos con cierto aire cómico (pocos pero hay), mantienen al actor en una línea interpretativa correcta.

En cuanto a los personajes secundarios, destacar el interpretado por Juan Alfonso Baptista Díaz (muy conocido por la telenovela “Pasión de Gavilanes”), un agente de policía que podría haber tenido una carga de mayor importancia en el film y es que los diálogos y situaciones en las que se desenvuelve dejan abiertas muchas puertas para finalmente acabar en saco roto.

Pese a que el desarrollo de la película transcurre sin mayor problema, junto a él cabalga la sombra de lo previsible, parte de culpa por el tráiler lanzado (si vais a ver la película olvidar el trailer), que unido al final de la historia, poco elaborado, no dejan espacio a la sorpresa.

En definitiva, “La Cara Oculta” es una película correcta que se deja ver sin problemas y cuyos cambios de género (thriller – drama –thriller) junto con el recurso de la línea de tiempo y la excelente interpretación de Clara Lago son lo más destacable.