[Crítica] Insidious

TÍTULO ORIGINAL Insidious
AÑO 2010
DURACIÓN 102 min.
PAÍS Estados Unidos
DIRECTOR James Wan
GUIÓN James Wan, Leigh Whannell
MÚSICA Joseph Bishara
FOTOGRAFÍA David M. Brewer, John R. Leonetti
REPARTO Rose Byrne, Patrick Wilson, Ty Simpkins, Barbara Hershey, Andrew Astor, Lin Shaye, Leigh Whannell, Angus Sampson
PRODUCTORA Alliance Films / Blumhouse Productions
WEB OFICIAL http://www.insidious-movie.com/
GÉNERO Terror | Thriller psicológico
SINOPSIS Josh (Patrick Wilson), su esposa Renai (Rose Byrne) y sus tres hijos acaban de mudarse a una vieja casa. Pero, tras un desgraciado accidente, uno de los niños entra en coma y, al mismo tiempo, empiezan a producirse en la casa extraños fenómenos que aterrorizan a la familia. (FILMAFFINITY)

A pesar de que tiene una obra anterior (Stygian), conocí a James Wan como casi todo el mundo, gracias a la impactante Saw (si tienes curiosidad por la saga, puedes darle un vistazo al cortometraje de mismo nombre, rodado por Wan en el 2003 y que originó la misma). Recuerdo la estupefacción y el asombro con los que abandoné la sala tras la proyección. Hubiera apostado todo mi oro del Wow a que este muchacho sería uno de los grandes y a pesar de que la fórmula Saw le ha seguido reportando suculentos dividendos extraídos de los derechos, un servidor no ha vuelto a ver una sola película de él que me haya despertado el más mínimo interés. Silencio desde el Mal (Dead Silence) contó con un trailer molón, lleno de mal rollo gótico y muñecas de esas que a ninguno nos gusta tener en la habitación. El resultado final fué un poco decepcionante. Tras esta, la venganza asilvestrada de Kevin Bacon en Sentencia de Muerte tampoco aportó mucho al cine aparte de un buen montón de cadáveres machacados. Tras tres años de ausencia, ahora reaparece con Insidious, una especie de vuelta de tuerca a las pelis ochenteras de posesiones y actividades paranormales. El trailer, con reacciones del público viendo la peli (algo que ya utilizaran Plaza y Balagueró en Sitges para promocionar la cañera REC), parecía impactante, pero no era ninguna maravilla. La película, aunque cumple, tampoco lo es.

Tanto la historia como gran parte de los planos, iconografía y demás, beben claramente de los clásicos del género. Esto se aprecia claramente en la primera hora aproximadamente. Los ruidos en el desván, las espeluznantes voces del talkie del bebé, pesadillas, planos frontales de la casa al anochecer,.. Todo ello va conformando una historia la mar de interesante, que de haber seguido por ahí, hubiera conseguido colarse entre una de mis imprescindibles del género. El problema es que en el tramo final, Wan decide dar una vuelta de tuerca y se saca de la manga un mundo inmaterial que recuerda mucho, por referencias, a un cruce entre aquel en el que estuvo atrapada la pequeña Carol Anne y el del videojuego Alan Wake. El «mundo» en si no está mal, pero la situación que se vive allí me resulta un tanto esperpéntica, desembocando en un final bastante precipitado y poco acorde a lo que vimos en la primera hora. Se podría haber aprovechado mucho más el original giro argumental que se produce al conocerse el pasado del padre. Unido a esto, aparece un personaje realmente ridículo que más que miedo da verguenza. Una especie de Darth Maul del averno, que tiene incluso una escena robada de la primera pesadilla en Elm Street con muñecas incluídas (¿tendrá Wan algún tipo de fobia para utilizar este recurso contínuamente?). El personaje en cuestión tiene toda la pinta de haber sido creado para iniciar una franquicia y vender merchandising, algo que refuerzan los momentos finales. En mi opinión no la merece.

Podríamos subdividir los sustos de la película en dos grupos: los del tramo final, basados en la banda sonora y en la subida brutal de volumen acompañada de primeros planos de niños blanquecinos, viejas marchitas y demás y por otra parte, los aparentemente inocentes. Estos, en mi opinión, alcanzan el grado de terroríficos y están diseminados por la primera hora de metraje. Los finales me parecieron más de lo mismo, sin ningún tipo de acierto y predecibles como las camistas del sargento Highway. Los buenos, los que van surgiendo poco a poco desde el inicio de la película, me resultaron en su mayoría espeluznantes (ese «niño» desconocido corriendo por la casa, las vocel del walkie talkie del bebé a lo Paranormal Activity,…). Nuevamente pienso que yo hubiera seguido la línea inquietante hasta el final y me hubiera dejado de sustos palomiteros a lo Ringu.

La pareja protagonista está bastante bien en su papel: Madre protectora y defensora a ultranza de su hijo y padre escéptico que poco a poco va viendo que algo no va bien. Sin ningún exceso ambos cumplen y dan credibilidad a la historia.

No es la peor película de terror que he visto, pero tampoco es la maravilla que vendían su trailer y las críticas. Si tuviera que darla una nota me quedaría con un 6, pues el primer tramo es muy bueno, notable diría yo, pero el final es un rollo macabeo acelerado y cogido con pinzas. Creo que se queda a medio camino de lo que podía haber sido si el loable pero fallido intento final de sorprender, hubiera sido mejor aprovechado por Wan a la hora de redactar el guión. Para achuchar a la moza en la oscuridad de la sala está bastante bien y algún sustillo te llevarás, aunque, para mi, el tramo final es un masticapalomitas de cuidado.

Lo mejor: La tensión y mal rollo de la primera hora.
Lo peor: Que la media hora final sea tan acelerada y el Darth Maul del averno.
Contenido: Terror: 3; Drama: 2; Violencia: 1