[Crítica] Harry Potter y el Príncipe Mestizo

poster-harry-potter-61Pero… ¿qué le están haciendo a Harry Potter? De aquellos libros que atraparon a millones de lectores sin importar edad o país ya no queda resto alguno en las películas. Las aventuras emocionantes, llenas de fantasia pero a la vez sencillas y sobre todo, llenas de magia y originalidad se han quedado en películas repetitivas, aburridas y tontorronas donde la magia queda en un tercer plano para dar toda la importancia a los bobos amoríos de los personajes. Está claro el público al que los productores han decidido dirigirse: las niñas de entre 13 y 15 años.

Muchos fans quedaron tan defraudados con Harry Potter y la Orden del Fénix, que prometieron no volver a caer, pero el mago y sus aventuras son irresistibles. El problema es que Harry Potter y el Príncipe Mestizo no cuenta las aventuras de ningún mago, sino los días de instituto de un chico con gafas, un chaval pelirrojo y una muchacha rubia y cursi. Muy decepcionante.

harry-potter-6-comedorSi no hay hechizos, intriga, batallas ni Lord Voldemort, ¿qué hay? El guión reúne todas aquellas partes del libro menos interesantes y elimina a cambio la historia del joven Tom Riddle (sin duda lo mejor del libro) e incluso la batalla final. Es indignante que con dos horas y media de duración no se haya aprovechado mejor el tiempo dando cabida a todo. Como ya ocurrió con la película anterior, la historia avanza a saltos, deshilachada, eligiendo trozos sin mucha relación de aquí y de allí. Tratan de dar una profundidad psicológica a los chicos, mostrando sus sentimientos, de culpa, de miedo, de remordimiento… Pero lo que enganchaba en los libros era la sencillez de unos personajes muy planos que dejaban todo el protagonismo al mundo maravilloso en el que vivían. Al dar profundidad a unos personajes que no la tienen se consigue esta película. Draco era malo, Harry bueno, Ron tontorrón, Hermione lista y punto, no hay que darle más vueltas. Intentando hacer las películas de Potter más “adultas y oscuras” han conseguido justo lo contrario, hacer un capítulo largo de la serie “Física o Química” pero con el decorado de color negro.

Con partes de la historia en las que no pasa nada, las escenas de acción reducidas al minimo a pesar de ser la película más cara de la saga y los mejores decorados y personajes excluidos o desaprovechados (como la tienda de bromas de los gemelos), Harry Potter y el Príncipe Mestizo ha perdido la magia. Al salir de la película dan ganas de recuperar el DVD del primer Potter y recordar a aquellos niños que pronunciaban hechizos, agitaban sus varitas y acababan con los malos.