poster-berberian-sound-studio

poster-berberian-sound-studio
“En la década de los setenta, el Berberian Sound Studio fue el estudio de postproducción de sonido más barato y sórdido de toda Italia, por el que solamente las películas más perturbadoras han procesado y editado sus mezclas de sonido en este lugar. Gilderoy, un tímido ingeniero de sonido residente en el Reino Unido, viaja a Italia para encargarse de mezclar el último giallo de Santini, el gran maestro del género; Gilderooy pronto se verá atrapado en un mundo prohibido poblado por actores maniáticos donde los caprichos artísticos y la burocracia más absurda marcan el día a día”
. (FILMAFFINITY)

Meses llevaba esperando unos subtítulos decentes para BERBERIAN SOUND STUDIO, la segunda película del director inglés PETER STRICKLAND que ya cuenta con un buen número de galardones en los festivales donde se está presentando y que se está convirtiendo en un auténtico fenómeno de culto… y es que la opresiva atmósfera del film y su particular banda sonora forman un conglomerado inseparable en un único y genuino cóctel psicológico a la altura de los mejores GIALLO italianos.

Y es que sólo la banda sonora merece un buen repaso en esta pequeña reseña. El director del film PETER STRICKLAND se entrevistó con TRISH KEENAN (fallecida en 2011 por GRIPE A) y JAMES CARGILL de la banda elecrónica de culto BROADCAST para hacer la banda sonora de IL VORTICE EQUESTRE, la película en postproducción en los BERBERIAN SOUND STUDIO y de la que no se ve ningún fotograma en el film. La banda sonora se compone de 39 pequeños cortes que funcionan cual píldoras sonoras que reproducen los efectos de sonido que veremos en la película, pero que escuchados como un todo producen un particular efecto claustrofóbico que rememora las mejores bandas sonoras de los Giallo de finales de los 60 y década de los 70… Morricone, Simonetti y Goblin, Ortolani, los hermanos De Angelis, Fabio Frizzi… y que por cierto recomiendo su escucha a oscuras y con auriculares… toda una experiencia única.

Volviendo al film, BERBERIAN SOUND STUDIO cuenta con la estupenda interpretación de un cáustico y polifacético TOBY JONES como el técnico de sonido inglés Gilderooy, que pronto se ve inmerso en una oscura espiral imposible en unos extraños estudios de sonido italianos donde se está intentando dar los últimos toques de postproducción al último film del director de Giallos Santini. Es precisamente el aire retro a lo años 70 de la cinta uno de los principales logros de BERBERIAN, funcionando no sólo como homenaje al Giallo, sino como referente y punto de partida para algo más profundo y psicodélico, y es que a veces da la sensación de que estamos viendo algún tipo de experimento subliminal.

IL VORTICE EQUESTRE, en un alarde de genialidad del director Strickland, no se nos muestra visualmente dentro de la propia película, pero sí se nos deja escuchar a través de los tremendos cortes sonoros de postproducción que sin el apoyo de imágenes suenan más crudos y descarnados (ecos, potenciómetros, reverbs, sintetizadores analógicos…). Además, los extraños actores de doblaje, el ayudante del técnico de sonido que parece estar sacado de una pesadilla de David Lynch, la tenue iluminación… todo ello contribuye a crear el mal rollo que destila BERBERIAN SOUND STUDIO, que si bien aparentemente no va hacia ningún lado durante su hora y media, constituye sin embargo toda una experiencia totalmente recomendada para los amantes del Giallo y del cine de terror más experimental y arriesgado, y que en mi opinión, es lo mejor que he visto en lo que va de año. Imprescindible.

Autor: Coronel Mortimer