superman_vs_aliSuperman vs Muhammad Ali
Guión: Dennis O’Neil
Dibujo: Neal Adams
Tinta: Dick Giordano
Editorial Planeta
Formato: Libro cartoné, 96 págs. a color. Precio: 15,95 €

Reedición de lujo para el “Superman vs. Muhammad Ali” publicado esta misma semana por Planeta, el mayor combate que se haya visto en el siglo XX entre el “Black Power” representado por Ali y la supremacía del hombre blanco encarnado en la figura de Superman.

Apenas recordaba el comic de cuando lo leí siendo un niño, casi en la adolescencia, que me prestó alguno de mis primos en la edición de Novaro. Ahora, al leerlo de nuevo, queda como un relato de superación entre dos pueblos para vencer una amenaza externa, la de los Scrubb, que desean destruir la Tierra por lo que supone de amenaza contra el imperio alienigena. Para evitar su aniquilación deben enfrentarse los dos campeones, Superman y Muhammad Ali, y el vencedor del combate luchará contra el designado por los scrubb, Hun´Ya, un tipo con una piel indestructible. Pensaréis que Superman será el ganador, pero la historia cuenta con un pequeño subterfugio creado por los autores para explicarlo. Aún así, los alienigenas guardan un truco final por si los campeones de la Tierra logran alzarse con la victoria.

Denny O´Neil y Neal Adams escribieron esta obra (Adams tuvo que terminar el guión ya que O´Neil se retiró antes) a finales de los años 70, y muestran a Muhammad Ali con su arrogancia típica de púgil del cuadrilátero y hombre de principios dispuesto a defender los derechos de su pueblo, mientras que Superman es el defensor de toda la Humanidad, como dice en una viñeta: “¡Soy un terrícola asimilado! Todas las naciones de la ONU me han concedido la nacionalidad”. Adams hace uno de sus mejores trabajos con su estilo realista, del que buena muestra supone esa doble portada en la que se reúnen en torno a la lona personajes famosos del mundo del cine, de la música, el deporte, la política, incluso del staff de la DC. Muhammed Ali es clavado, pues sus managers estuvieron siempre pendientes del proceso creativo, al que ayudan a ensalzar las tintas del fallecido Dick Giordano y los fondos de los que se ocupó Terry Austin en uno de sus primeros trabajos de envergadura. El nuevo coloreado no queda mal, a excepción de algunos brillos que se notan más en primeros planos del rostro de Muhammad Ali, pero como mal menor a una digna edición que en su versión española se ha completado con varias páginas de extras como bocetos y textos de Adams y Jenette Kahn.