Inicio » Cómic Europeo » [Crítica] El principe de la noche, de Yves Swolfs
[Crítica] El principe de la noche, de Yves Swolfs

[Crítica] El principe de la noche, de Yves Swolfs

 El principe de la noche de Yves Swolfs El Príncipe de la Noche (Integral)
Edición original: Prince de la nuit (Le) FRA
Guión y dibujo: Yves Swolfs
Editorial Glénat
Formato: Libro cartoné, 296 págs. color.
Precio: 45 euros.

Si echan de menos aquella ambientación directamente sacada de las novelas góticas tan populares durante el romanticismo, y que usualmente asociábamos con la temática vampírica antes de la llegada de los lánguidos adolescentes de Crepúsculo, Glènat reedita en versión integral y con su tamaño original para mayor deleite en su espectacular dibujo, El Príncipe de la Noche, un cómic que les devolverá de cabeza a las películas en technicolor de Christopher Lee y Peter Cushing rodadas para la Hammer británica. Este es un título que, ya desde su mismo encabezamiento, cumple con todos los requisitos clásicos del género. Protagonizado por el necesario monstruo cruel, sensual y seductor, no falta el cazador de vampiros que roza el fanatismo, ni se olvida de la justa y generosa dosis de sexo softcore. Yves Swolfs, autor de Durango, construye con este cómic un relato que goza de sus habituales virtudes, pero también padece de los defectos que acostumbra. Un dibujo monumental y detallado, de grandes paisajes y arquitectura impresionante, pero con caracteres un tanto envarados y, en una estrategia muy querida en el comic actual, recurriendo al rostro de actores tan conocidos como Jean Gabin y Alain Delon para sus personajes. El guión, por su parte, también presenta algunas inconsistencias y un texto en ocasiones redundante, lastrado con convencionalismos, que acaba por resultar recargado. Sin embargo cuenta una historia a la vieja usanza, trepidante y repleta de intriga, que se disfruta desde la primera página.

Vladimir Kergan, el vampiro protagonista de El Príncipe de la Noche, es implacablemente perseguido generación tras generación por los primogénitos de la familia Rougemont, a los que va derrotando sucesivamente en cada encuentro. Los cazavampiros Rougemont tampoco son los típicos héroes. Son personajes llenos de matices grises, con un lado cruel y sanguinario, que viven torturados por una antigua maldición. La historia comienza en la Edad Media y se extiende hasta los años 30 del siglo pasado. Al relato de los acontecimientos no le falta ni un cliché y, a pesar del excelente dibujo y de la interesante técnica narrativa, con continuos flashbacks que trasladan la acción a diferentes momentos históricos, adolece de los citados deslices narrativos que en los últimos capítulos de la saga consiguen convertir la trama en una alargada sucesión de tópicos manoseados en la que apenas hay sorpresas. Así, El Príncipe de la Noche, si bien es un cómic muy estimable en una línea de lo más tradicional, carga con un perfil excesivamente rígido que a la larga acaba dejándolo en un mero divertimento intrascendente a lo largo de cuyas 300 páginas siempre pasa lo que uno espera que vaya a pasar. Si les apetece una lectura de evasión nada realista, con todos los elementos que se pueden esperar de una BD clásica, esto es, intriga, argumentos retorcidos, dibujo cuidado, violencia y calentón, aunque algo falta de originalidad, pueden dejarse llevar por el mundo de fantasía y aventura de Swolfs. Ni más ni menos.

Acerca de Fran_G_Lara

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>